El amor es la belleza, que se nutre de tristeza, y al final siempre se va. Read more: http://artis

miércoles, 28 de diciembre de 2016


CEGANDO MI RAZON

     Donde el día termina comienza la realidad para los dos, tan improbable para los demás, caminos que caminan solos y deambulan sin rumbo aparente, buscando huir de los calcinantes brazos de una realidad que fingen vivir y que nuestras mentes solo se pierdan entre la maquinaria absurda de los juegos que solo aventuran aquello que respiran destierro y añoranza.

Sobrio agujero donde retoza la melancolía, la añoranza, la locura que mantiene viva aquella sombra que desaparece entre las horas del día, aquella que fue tuya un día hace más de mil siglos, en otro espacio, en otra vida, en otro mundo, entre dimensiones que chocan, que se besa y que se separan, justo ahí donde me perdí, donde te perdí.

Un dos fuiste aquel que me rescato de los brazos de la muerta, aquel que saco mi cuerpo inerte de entre la nieve y el frio, aquel que ahuyento a los demonios que acosaban mi alma y mis sueños, aquel que, con una mirada, con una suave y leve caricia a mi mano me regresaste la vida, Si alguien supiera lo que pacta mi alma cada segundo del día para no enloquecer, si superas el desconsuelo y la tortura de las horas desde el día que la vi junto a ti.
Justo entre el tiempo de las horas, entre el espacio entre los espacios, donde somos todo y nada; donde sé que existe alguien más, a quien besas, a quien miras, a quien tocas, a quien acaricias en vez de mí.

No era tu intención dijiste un día, que no querías lastimarme y que hiciste hasta lo imposible por evitar el encuentro entre ella y yo, pero tu solo te sumergiste en un triángulo del cual no puedes salir o quizás no quiera salir, ya no es tiempo para escape y lo sabes, has dejado que tiempo pase esperando no sé qué y solo has roto mi corazón, dejaste mi cuerpo atrapado entre 4 paredes, has dejado sin respiración mi alma, sin poder cambiar el rumbo de mi corazón y siento que me llevas a un abismo donde no se si quieres salvarme o arrojarme a la oquedad de una vida que se marchita en soledad.

Tu rey de lo silencios, que temes a las palabras que esclavizan los anhelos; mil veces me he preguntado qué tan malo puede ser que, por una vez, por solo una vez bajes de aquel trono en el que has colocado, que no solo desnudes tu cuerpo frente a mí, si no tu alma, que abras por un breve instante en el tiempo tu corazón y respondas mis preguntas, aunque eso me haga despertar del sueño en el que me encuentro, pero acaso no es justo lo que pudo perder.

Seria pretencioso, pero me lo debes, necesito que termines de introducir la daga que empuñaste el día que mentiste o liberes mi alma y me permitas decidir si me quedo o me voy, sabiendo que si me quedo no habrá más dolor, ni angustia y si me voy será sin rencores, ni tristezas; TU REY DE SUS SILENCIOS te pregunto ¿te atreverías a desnudar tu alma frente a mí? ¿a quedarte indefenso frente alguien que te ama como nadie? ¿te atreverías a confiar incondicionalmente en mí?

Jossie Brunn
29 Diciembre 2016
01:36 hrs





No hay comentarios:

Publicar un comentario